APAF-Madrid (Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid)

Información al ciudadano

Criterios técnicos para el tratamiento forestal del encinar madrileño. Podas, limpias y aclareos

Criterios técnicos para el tratamiento forestal del encinar madrileño. Podas, limpias y aclareos.Criterios técnicos para el tratamiento forestal del encinar madrileño. Podas, limpias y aclareos.

Las peculiaridades de la provincia de Madrid exigen que dichas intervenciones se dirijan prioritariamente a la conservación del arbolado, aunque sin olvidar nunca sus aspectos productivos (producción entendida en el más amplio sentido).

1.- INSTRUCCIONES DE PODA.

2.- INSTRUCCIONES DE LIMPIA.

3.- INSTRUCCIONES DE ACLAREO.

4.- PREJUICIOS SOBRE LAS PODAS.

5.- RECUERDA.

NORMATIVA

 

1.- INSTRUCCIONES DE PODA.

A) Lo que no debe hacerse:

- Cortar ramas de más de 12 cms. de diámetro, con corteza, excepto que estén secas o en estado muy decadente.

- Cortar más de un tercio del follaje inicial del árbol.

- Podar fuera del período entre el 1 de Noviembre y el 1 de Abril. (La autorización administrativa de poda prevista en el artículo 3.1 del Decreto 8/1986 de 23 de enero, especificará el plazo concreto autorizado dentro de este período).

- Podar a periodicidad menor de 5 años o antes de que estén suficientemente cicatrizadas las heridas de la poda anterior. (A esta condición se sujetará la posible autorización administrativa repoda citada).

- Utilizar técnicas de poda con criterios de selección de ramas a cortar, o con técnicas de corte diferentes de lo aquí recomendado.

- Podar sin realizar las limpias y aclareos precisos para el correcto guiado del posible regenerado y para la mejor cicatrización de las heridas de poda.

- Podar árboles de menos de 45 cms. de circunferencia con corteza, en las zonas que vayan a pastorearse por ganado mayor.

B) Ramas que pueden cortarse:

- Las muertas, enfermas y moribundas (sin limitación de tamaño).

- Las que pueden deformar el correcto porte del árbol, o las precisas para ir lográndolo en el caso del arbolado joven. Se juzga como porte deseable el “amplio, abierto y equilibrado” tradicional en las podas de producción de bellotas y leñas, considerándose recomendable un fuste largo (al menos 2,5 metros) y tres ramas principales, cuando esto sea compatible con el actual estado del arbolado y con las presentes instrucciones.

- Otras ramas hasta completar la posibilidad (fijada en 1/3 del follaje del árbol), en el siguiente orden de selección:

· Dominadas o dirigidas hacia el interior de la copa.

· Demasiado altas o verticales.

· Otras ramas, dando prioridad a las más próximas a la cruz del árbol.

C) Técnicas y herramientas de poda:

- El corte, liso o inclinado, siempre de la menor dimensión posible y nunca mayor de los 12 cms., se realizará bien ajustado a la rama madre, y sin dejar muñón ni dañar madera distinta de la rama que se corta (Figura Nº 1) y no tocando, bajo ningún concepto, los posibles rodetes de cicatrización preexistentes (Figura Nº 2).

Figura Nº 1    

Técnicas y herramientas de podaTécnicas y herramientas de poda

 

Figura Nº 2

Técnicas y herramientas de poda

 

- No se admitirán desgarros de caída, por lo que será preciso efectuar las oportunas entallas (Figura Nº 3).

Figura Nº 3

Técnicas y herramientas de poda

MAL

Técnicas y herramientas de poda

BIEN

- El corte se podrá efectuar a hacha, sierra manual o motosierra, pero en este caso sólo se autorizará la motosierra ligera de poda, pues las de derribo no permiten una precisión de corte suficiente.

- En zonas urbanizadas y, en general cuando sea posible, como sucede en podas de escasa dimensión (menos de 50 pies), es aconsejable el “embetunado” de los cortes con los productos oportunos.

 

2.- INSTRUCCIONES DE LIMPIA.

Entendemos aquí por limpia la eliminación de la vegetación peor formada, dominada por la encina o competidora de ella, con el fin de mejorar las condiciones de crecimiento y desarrollo de la propia encina.

Las limpias son condición imprescindible para la poda, pues una encina que crece mal, cicatriza mal sus heridas de poda.

Debe limpiarse:

- La carrasca aparecida en la base de la encina.

- La vegetación que recubre el renuevo de encinas, cuidando de no aislarlo pues podría sufrir daños del ganado.

- En las matas existentes, se procederá al resalveo, liberando los pies mejores de la competencia del resto. Este resalveo se realizará sólo cuando los pies resalveados tengan solidez suficiente para resistir el ganado existente en la finca, e irá acompañado de un ligero “guiado”.

- El matorral presente bajo la copa, si este matorral por su dimensión y especie, amenaza el buen crecimiento y cicatrización de heridas de la encina.

 

3.- INSTRUCCIONES DE ACLAREO.

En el aclareo contemplaremos dos casos:

- Cuando el recubrimiento del arbolado sobre el suelo, sea superior al 60% de la superficie de éste, no podrán realizarse podas sin aclarar antes el bosque en el grado que se fije en cada caso por el Personal Técnico de la Comunidad, pues en bosques densos las heridas de poda cicatrizan mal.

- Cuando el recubrimiento del arbolado sobre el suelo sea menor del 60%, podrán realizarse las podas, con las condiciones y criterios fijados en el Decreto 8/1986 y en las presentes instrucciones. En este caso, el aclarado podrá autorizarse hasta un mínimo del 30% del recubrimiento sí, y sólo sí, existe en la finca una planificación a largo plazo que incluya un programa suficiente de regeneración del bosque. En todos los demás casos, sólo se autorizará la corta de árboles muertos por causas naturales.

 

4.- PREJUICIOS SOBRE LAS PODAS.

Los prejuicios que deben combatirse en relación con las podas, y que se escuchan demasiadas veces en el campo son:

A) Las encinas mueren sin podas:

- Es absolutamente falso. Las encinas existen desde millones de años ates de la invención de las podas. Hoy mismo existen encinas de 500 años y más años que no fueron podadas nunca.

- El prejuicio nace del hecho de que las encinas intensamente podadas, acaban por pudrirse por su interior y llegan a caer por tierra e incluso morir, los brotes emitidos acaban por puntisecarse si no se repiten nuevas podas e incluso llegan a desgajarse.

- Las encinas no mueren sin podas sino de las podas abusivas, la necesidad de la poda no nace del árbol sino de anteriores podas mal hechas.

B) Las podas intensas rejuvenecen el arbolado:

- Las podas abusivas intensas conducen a la indeseable situación anterior. El árbol reverdece pero, a base de brotes chupones, del consumo de sus reservas y de la paralización de su crecimiento (como puede verse en los cortes realizados que no producen rodetes de cicatrización).

- Este prejuicio nace de los intereses que se remueven en torno a la producción de leñas. Las podas intensas lo que de verdad hacen es producir más leñas.

- Las podas intensas sólo son buenas en arbolado reviejo. En éste a la corta de ramas muertas, enfermas y moribundas recomendada en estas instrucciones (sin el límite en este caso de los 12 cm.) conducen, de hecho, a una poda suficientemente intensa.

C) Las podas aumentan el crecimiento del árbol:

Está científicamente demostrado que:

- El corte de menos de un 10% del follaje inicial del árbol, si incide sólo sobre el follaje más dominado, puede llegar a favorecer muy ligeramente el crecimiento del árbol.

- El corte desde un 10% hasta el tercio del follaje inicial del árbol, si se cortan las ramas recomendables, aunque reduce ligeramente el crecimiento del árbol, suele mejorar la producción de fruto.

- El corte de más de un tercio del follaje inicial del árbol, por bien que se elijan las ramas a cortar, perjudica gravemente el crecimiento del árbol, y daña la fructificación con la masiva aparición de brotes chupones que provoca.

- Las podas habitualmente aplicadas no aumentan por tanto el crecimiento del árbol sino que lo reducen y a veces gravemente.

 

5.- RECUERDA.

A) La poda del arbolado permite la obtención de leñas y ramón para el ganado y, a causa del desequilibrio que introduce entre la capacidad suministradora del sistema radical y las necesidades de la parte aérea, puede permitirse la mejora de la fructificación del arbolado. También, si se realiza adecuadamente, puede mejorar el árbol desde el punto de vista sanitario.

B) Pero una poda abusiva reduce el crecimiento del árbol, y como este crecimiento es necesario para la cicatrización de las heridas de poda, aumenta los riesgos de que las pudriciones y los insectos ataquen el árbol a través de éstas. Conduce a que las yemas durmientes, que hubieran brotado dando brotes florales que producirían bellotas, den los brotes chupones que denuncian una mala poda (Este aparente rejuvenecimiento es falso).

C) Los árboles pueden presentar ramas de más de 12 cm. de diámetro que sería conveniente quitar. Estas ramas son consecuencia de un excesivo retraso de la poda y nunca se justifica un error – el retraso –, con otro – un corte de imposible cicatrización -. Deben dejarse donde están.

 

NORMATIVA:

- DECRETO 8/1986, 23 DE ENERO. REGULACIÓN DE PODAS, LIMPIAS Y ACLAREOS EN FINCAS DE PROPIEDAD PARTICULAR POBLADAS DE ENCINAS.

- DECRETO 111/1988, 27 DE OCTUBRE, REGULACIÓN DE CORTAS EN LOS MONTES BAJOS O TALLARES DE ENCINA Y REBOLLO DE LA COMUNIDAD DE MADRID.

 

ACLARACION DECRETO 111/1988, 27 DE OCTUBRE

Su aplicación se refiere sólo a la regulación de cortas en los montes bajos o tallares de encina o rebollo.

Los aprovechamientos de leñas, se realizarán por tres procedimientos:

- A monte bajo sin resalveo tradicional (aplicable a producción clásica de leñas).

- A monte bajo con resalveo tradicional (aplicable a producción clásica de leñas).

- A resalveo intensivo (aplicable a conversiones a montes altos).

- A monte bajo sin resalveo tradicional (Matarrasa).

Puede realizarse cuando no haya razones paisajísticas o selvícolas que lo impidan. Para ello es necesario:

- Respeto del ganado al acotamiento durante 5 años.

- Existencia de resalveos con circunferencia mínima normal de 45 cms. (14 cms. de diámetro) en número no inferior a 400 pies/Ha. Estos resalveos también serán cortados.

- No haber realizado cortas en los últimos 18 años.

- A monte bajo con resalveo tradicional.

Puede realizarse cuando razones paisajísticas o selvícolas aconsejen dejar resalveos. Para ello son necesarias las mismas condiciones que en el procedimiento 1. Los resalveos del apartado B. serán respetados y cortados al fin del 2º turno (36 años).

- A resalveo intensivo.

El recubrimiento de las copas sobre el suelo será, como mínimo, del 66% (la distancia entre bordes de copas será 1/3 el radio de la copa, una vez realizado el tratamiento). Si los pies que quedan después de la selección tienen menos de 14 cms. de diámetro normal, se acotará al ganado vacuno (no lanar, ni caballar) hasta que alcancen el diámetro señalado.

De no cumplirse las condiciones señaladas para alguno de los procedimientos citados, el aprovechamiento no podrá ser autorizado

Otros condicionamientos

- 5 mts. A cada lado de las vías de comunicación no se realizarán aprovechamientos.

- Entre los 20 y 25 mts. a los lados de dichas vías, sólo se permitirá el resalveo intensivo, si se cumplen las condiciones ya exigidas.

- Las fincas entre 20 y 100 Has. Tendrán aprobado un Plan Técnico de Ordenación. Las de mayor cabida o Montes Públicos, un Proyecto de Ordenación. En ambos casos, la redacción corresponderá a un Técnico Forestal competente. La Consejería de Medio Ambiente autorizara las excepciones a las normas de corta aquí expuestas, una vez aprobados dichos documentos.

subir
AddThis Social Bookmark Button
Está aquí: Inicio Información al ciudadano Agentes Forestales Información al ciudadano Criterios técnicos para el tratamiento forestal del encinar madrileño. Podas, limpias y aclareos