APAF-Madrid (Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid)

Mapa del sitio

Líneas eléctricas peligrosas para las aves: Guía de identificación de correcciones defectuosas

Publicada en la revista “El Corzo”, una publicación de la Sociedad Gaditana de Historia Natural

Autores: Justo Martín Martín, José Rafael Garrido López, James Dwyer y José J. Aniceto

Líneas eléctricas peligrosas para las aves: Guía de identificación de correcciones defectuosas

Introducción

La mortalidad por líneas eléctricas es probablemente el principal factor de mortalidad no natural para las aves de mediano y gran tamaño en los países industrializados. Desde mediados del siglo pasado, cuando diversos estudios realizados en diferentes partes del mundo pusieron de manifiesto la magnitud del problema, han sido numerosos los esfuerzos e inversiones para eliminar o al menos reducir la peligrosidad de muchos kilómetros de tendidos eléctricos. En algunos países incluso se ha desarrollado legislación específica para evitar el problema en los tendidos de nueva construcción y corregir los ya instalados en zonas sensibles para las aves (Dwyer et al., 2015; Ferrer, 2012).

Desde que tuvieron lugar las primeras actuaciones ha sido mucho lo que se ha investigado sobre esta problemática, tanto de su casuística e incidencia sobre las poblaciones de aves, como en cuanto al desarrollo de elementos de corrección y prevención cada vez más eficaces. Así, una de las conclusiones más importantes es que la mortalidad suele estar concentrada en unos tramos determinados de líneas y en un relativamente bajo número de apoyos, de manera que una buena selección de los puntos a corregir trae consigo repercusiones positivas en amplias áreas geográficas (Guilt et al., 2011).

Pero también se ha podido comprobar que en líneas donde existen dispositivos de prevención y protección instalados se siguen registrando incidencias. Las causas concretas son variadas; en algunos casos se trata de correcciones antiguas, realizadas con materiales de mala calidad (lo que había en ese momento) y que no han tenido ningún tipo de mantenimiento. Otras veces el diseño o la propia ejecución de las medidas no han sido correctos y no protegen totalmente de los accidentes. En síntesis, las deficiencias más comúnmente detectadas son las siguientes (Garrido y Martín, 2015):

Aislamientos de conductores ineficaces por causas variadas.

• Existencia de transformadores sin aislar.

• Existencia de seccionadores sin aislar.

• Instalación de disuasores antiposado no seguros.

• Utilización de señales anticolisión poco eficaces.

La persistencia o vuelta a la peligrosidad en estos puntos es muy preocupante por varios motivos. En primer lugar, si se corrigieron hace tiempo es porque desde el primer momento se confirmaron como especialmente peligrosos y la actuación sobre ellos se consideró prioritaria; muy probablemente su peligrosidad potencial no haya disminuido, de manera que si siguen o vuelven a estar otra vez “activos” sus efectos estarán siendo muy negativos.

Esta circunstancia puede pasar inadvertida o al menos infravalorada debido a que esas deficiencias normalmente sólo se detectan con una observación detallada y entrenada. Además los restos de las aves muertas no suelen observarse desde lejos, siendo necesario en la mayor parte de los casos aproximarse hasta la misma base del apoyo o inmediaciones del tendido para descubrirlos.

Dado que normalmente los tramos corregidos, precisamente por este carácter, no suelen entrar dentro de las revisiones rutinarias y de control (es más lógico buscar aves muertas en tendidos potencialmente peligrosos que en aquellos que aparentemente están ya corregidos), es de temer que esa persistencia o vuelta a la peligrosidad de algunos apoyos y tramos (seguramente muchos) en su día reconocidos como fatídicos esté pasando bastante desapercibida.

Pensamos que al igual que se deben incrementar los esfuerzos en la búsqueda y corrección de nuevos puntos negros, es necesario dedicar tiempo también a la revisión de aquellas instalaciones más antiguas ubicadas en lugares especialmente sensibles para comprobar su estado y proceder de manera prioritaria a su modificación si los datos obtenidos así lo aconsejan.

Es nuestra intención en este trabajo, además de alertar una vez más de este problema, mostrar a la luz de nuestra experiencia cuáles son los elementos en los que hay que centrar la atención para detectar correcciones defectuosas. Para ello presentamos una pequeña y visual guía de las mismas, acompañada de unas breves indicaciones acerca de dónde deben centrarse los esfuerzos en la búsqueda de tendidos defectuosos y la detección de nuevos puntos negros.

Guía de identificación de correcciones defectuosas en líneas eléctricas

Líneas eléctricas peligrosas para las aves: Guía de identificación de correcciones defectuosas

AddThis Social Bookmark Button
Está aquí: Inicio Mapa del sitio Agentes Forestales Información al ciudadano Líneas eléctricas peligrosas para las aves: Guía de identificación de correcciones defectuosas