Noticias sobre los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid

254 kilómetros de cables eléctricos ponen en peligro a las aves de la Comunidad de Madrid

  • Imprimir

Fuente: El Mundo

254 kilómetros de cables eléctricos ponen en peligro a las aves de la Comunidad de MadridHasta 254 kilómetros de cables de alta tensión Comunidad de Madrid incumplen la normativa para la protección de aves contra la colisión y la electrocución. Así consta en una resolución de la Dirección General de Medio Ambiente y Sostenibilidad, que notificará esta circunstancia a los propietarios de los tendidos para que procedan a su «corrección inmediata».

En el citado documento elaborado por el Gobierno autonómico, al que ha accedido EL MUNDO, se identifican 171 instalaciones tanto de empresas como de particulares que no se ajustan a las medidas preventivas recogidas en el Real Decreto que regula esta cuestión a nivel nacional. Las infracciones pueden suponer desde una multa económica hasta un delito ecológico graduado en función del «riesgo», del «tipo de especie afectada» y de «la intencionalidad».

Lo explica el director general de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Luis del Olmo, que apunta que «la electrocución y la colisión en las estructuras de conducción eléctrica están entre las principales causas de mortalidad no natural más frecuentes en la avifauna, principalmente en especies amenazadas, hasta el punto de suponer actualmente el mayor problema de conservación para diversas especies de grandes rapaces». Sólo el año pasado perecieron 151 aves por esta circunstancia en la región.

Desde la aprobación del Real Decreto de 2008 que establece las normas para su protección, la Comunidad de Madrid no había publicado una relación exhaustiva de los tendidos instalados en el medio natural que contravienen esta normativa. Hasta ahora las notificaciones de los incumplimientos detectados por los Agentes Forestales -el cuerpo encargado de esta labor de inspección- se habían hecho de forma individual.

254 kilómetros de cables eléctricos ponen en peligro a las aves de la Comunidad de Madrid

«Hay muchos puntos conflictivos que ya se han resuelto o están en vías de hacerlo», apunta Del Olmo, que destaca sobre todo «el esfuerzo ejemplar del algunos propietarios particulares» por adecuar las líneas de alta tensión de sus terrenos o explotaciones a la legislación en vigor. Las grandes compañías eléctricas, añade, también han contribuido a «cambiar el paisaje visual» tratando de minimizar el impacto de las grandes torres de alta tensión en un momento de «creciente demanda» del consumo de energía eléctrica.

La solución técnica para evitar el choque de las aves contra los cables pasa por la instalación de los llamados «salvapájaros», elementos como espirales que hagan más visible su presencia. En el caso de la prevención de electrocuciones, se puede recubrir el tendido con material aislante o instalar posaderas para que los vertebrados con alas tengan la opción de posarse a descansar de manera segura.

En materia de sanciones hay «dos planos de actuación, el administrativo y el penal», y distintos factores que contribuyen a graduarlas según el incumplimiento de la normativa nacional o autonómica que se pueda aplicar en cada caso concreto. «No es lo mismo que colisione un águila imperial, una especie en peligro de extinción, que una cigüeña blanca ni que el accidente sea en un parque nacional o en uno regional», apunta el director de Medio Ambiente y Sostenibilidad.

De las 171 instalaciones eléctricas que tendrán que ser actualizadas, la mayoría -157- tendrán que incorporar medidas antielectrocución. Los propietarios de las 21 restantes deberán adecuar sus tendidos con elementos que eviten el riesgo de choque.

AddThis Social Bookmark Button