Noticias sobre los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid

Recuperado un pollo de águila imperial tras caerse del nido

  • Imprimir

Fuente: La Vanguardia

Profesionales del Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) y el grupo de trabajos en altura de los Agentes Forestales han recuperado este viernes un pollo de águila imperial con pocos días de vida que se había caído del nido al saltar al vacío imitando el vuelo de sus hermanos.

Recuperado un pollo de águila imperial tras caerse del nidoDespués de haber sido tratada de una lesión en la boca, cuidada y alimentada hasta su recuperación en el CRAS, el ave ha sido depositada en un nido ubicado en el municipio madrileño de Brea del Tajo, indica la Comunidad de Madrid en un comunicado.

El pollo ha sido devuelto al nido junto a sus progenitores, para que termine de fortalecerse y sus padres comiencen el cortejo que le permitirá iniciar el vuelo cuando esté preparado.

El director general de Biodiversidad y Recursos Naturales, Luis del Olmo, destaca que “se trata de una de las especies más emblemáticas de nuestra fauna y una de las de mayor valor natural, protegida y catalogada en peligro de extinción" tanto en el ámbito autonómico como en el nacional.

“De ahí el compromiso de la Comunidad de Madrid por proteger, cuidar y recuperar los ejemplares de esta especie”, subraya Del Olmo, quien añade que el águila imperial supone “una apuesta por la conservación y mejora de la riqueza de la fauna y flora de la región”.

Durante el mes de mayo 52 parejas de águila imperial han iniciado su periodo reproductor, en pleno confinamiento del estado de alarma por la crisis del coronavirus, lo que ha supuesto una menor presencia humana en el campo y propiciado que los animales se encuentraran más confiados.

Y a ello también se han sumado 13 parejas de otras especies como el águila real.

En el caso del águila imperial ibérica, se ha observado que de las 52 parejas que iniciaron el proceso de cría seis han perdido la puesta o los pollos debido en gran medida a motivos meteorológicos (lluvias y fuertes rachas de viento), por caída del nido, electrocución o por la actividad humana.

No obstante, se han localizado tres nuevos nidos en la región, dos de ellos con cuatro pollos (el doble de la media habitual para esta especie) y un tercero con tres.

De estos, el tercer nido se ha localizado en El Pardo (Madrid), en una finca que alberga la mayor concentración del mundo de esta especie en peligro de extinción, tan propia de las dehesas mediterráneas.

Fruto de las medidas que está llevando a cabo la Comunidad de Madrid, según Del Olmo, esta especie ha duplicado su presencia en la región desde 2009 hasta alcanzar ahora las 73 parejas, sobre todo en el este y el sur por la abundancia de conejos.

AddThis Social Bookmark Button